jueves, 23 de mayo de 2013

Nueva línea de investigación contra la degeneración macular

Fuente: SALUD REVISTA.ES/SINC | Salamanca
 
La causa de que algunas personas mayores desarrollen esta patología podría estar en los genes.

Los investigadores quieren averiguar la causa de que solo algunas personas mayores desarrollen una degeneración macular (DMAE) asociada a la edad mientras que otras no lo hacen.

Por eso, el servicio de Oftalmología del Hospital Universitario y el departamento de Medicina de la Universidad de Salamanca desarrollan una línea de investigación en torno a esta patología, que es una de las principales causas de pérdida de visión.

De momento, y aunque hay algunos factores ambientales que influyen, como el tabaquismo, la obesidad, la exposición directa al sol, la hipertensión arterial o los malos hábitos alimentarios, la aparición de la enfermedad no se explica sin una predisposición genética.

Estos estudios genéticos se realizan con personas mayores que tienen degeneración macular en comparación con otras que tienen un problema de visión distinto, las cataratas. 

Con su consentimiento, los investigadores obtienen sangre periférica, la que circula por todo el cuerpo, para realizar los análisis genéticos.

«Lo que hemos hecho es estudiar genes tanto de la vía del complemento, que es una de las asociadas a la degeneración macular, como genes relacionados con la proliferación de los vasos de la retina, uno de los problemas que tienen las personas con degeneración macular», señala afirma Rogelio González Sarmiento, responsable de las dos primeras publicaciones científicas sobre esta línea en colaboración con Fernando Cruz González y Emiliano Fernández Galilea.

Por el momento, los trabajos publicados relacionan algunos polimorfismos genéticos con una mayor probabilidad de sufrir la enfermedad, ya que son variaciones que aparecen con mayor frecuencia en los pacientes con degeneración macular y no en los que sufren cataratas.

lunes, 13 de mayo de 2013

Ranibizumab (Novartis) mejora la DMAE húmeda y la neovascularización coroidea miópica

Fuente: Europa Press

Novartis ha presentado nuevos datos de 'Lucentis' (ranibizumab), en la Reunión Anual de la Asociación para la Investigación en la Visión y la Oftalmología (ARVO, por sus siglas en inglés), que muestran que mejora la degeneración macular húmeda asociada a la edad (DMAE) y la neovascularización corpidea miópica (NVCM). Además, tiene efectos beneficios en el edema macular diabético (EMD) y la oclusión venosa retiniana (OVR).

'Lucentis', con una destacada experiencia a largo plazo y en la práctica habitual, es pionero en el tratamiento ocular anti-VEGF, con una eficacia transformadora, un régimen de tratamiento individualizado y un perfil de seguridad a largo plazo bien establecido. "Fue diseñado para conservar la visión y así lo demuestran los numerosos datos en múltiples patologías documentados y presentados durante el ARVO celebrado esta semana. Los nuevos datos muestran una mejora de 14 letras de la agudeza visual con un promedio de 3,6 inyecciones de 'Lucentis' en pacientes con NVC miópica", ha explicado el director global de desarrollo de Novartis Pharma, Timothy Wright.

En concreto, un estudio observó cómo impactó el tratamiento con 'Lucentis' en los índices de ceguera legal derivada de la DMAE húmeda en Escocia (Reino Unido). Para ello, se evaluaron retrospectivamente los datos de registro de ceguera del Royal National Institute para la Ceguera.

Además, se documentó que desde el inicio del tratamiento con 'Lucentis' hubo una reducción del 59 por ciento en el índice de incidencia de ceguera legal atribuible a la DMAE húmeda. La media de visitas clínicas se redujo año tras año, con 9,0 en el primer año, 5,8 en el segundo año, 4,8 en el tercer año, 2,3 en el cuarto año y 0,5 en el quinto año. El promedio de inyecciones fue de 9,7 distribuido durante los 5 años.

Por otra parte, se evaluaron los porcentajes de respuesta en pacientes con EMD en el ensayo RESTORE. Los pacientes recibieron tratamiento con 0,5 gramos de 'Lucentis' (monoterapia o combinado con láser) o únicamente con láser durante 12 meses. A los 12 meses, los pacientes fueron elegibles para recibir 0,5 miligramos de 'Lucentis' según necesidad y el estudio se prolongó hasta los 36 meses. Los pacientes que mejor respondieron al tratamiento fueron los diagnosticados más recientemente con EMD.

Asimismo, en el estudio REPAIR, un ensayo prospectivo, multicentro, realizado con 'Lucentis' en pacientes con NVC miópica, el criterio de valoración principal fue la ganancia media de letras respecto a la agudeza visual basal, a los 12 meses. En el mes 12, la ganancia media de la agudeza visual fue de 13,8 letras, que se logró con un número de inyecciones más reducido (media 3,6, mediana 3) con un 21 por ciento de pacientes que necesitaron solo el tratamiento inicial.

Actualmente, se está realizando el estudio Luminous, un estudio de 5 años, global, prospectivo, observacional, a largo plazo, dirigido a evaluar la seguridad y efectividad de 0,5 miligramos de 'Lucentis' en las indicaciones autorizadas. Este estudio global, que cuenta con aproximadamente 500 centros en 34 países de todo el mundo, tiene como objetivo incorporar a 30.000 pacientes.

jueves, 9 de mayo de 2013

La degeneración macular está asociada a algunas variantes genéticas

Fuente: dicyt.com
 
El Hospital Universitario y la Universidad de Salamanca encuentran diferencias genéticas en pacientes con DMAE con respecto a otras personas mayores que no sufren esta patología

El Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Salamanca y el Departamento de Medicina de la Universidad de Salamanca desarrollan una línea de investigación en torno a la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una de las principales causas de pérdida de visión. Los investigadores quieren averiguar la causa de que algunas personas mayores desarrollen esta patología mientras que otras no lo hacen y creen que la respuesta está en los genes.

La mácula es una parte de la retina responsable de la visión central que permite ver detalles finos de forma clara y la DMAE ocurre por procesos inflamatorios que afectan al ojo. Aunque hay algunos factores ambientales que influyen, como el tabaquismo, la obesidad, la exposición directa al sol, la hipertensión arterial o los malos hábitos alimentarios, la aparición de la enfermedad no se explica sin una predisposición genética.

“Estamos intentando caracterizar variantes genéticas que expliquen por qué algunas personas mayores tienen este problema y otras no”, afirma en declaraciones a DiCYT Rogelio González Sarmiento, catedrático del Departamento de Medicina, responsable de las dos primeras publicaciones científicas sobre esta línea de investigación en colaboración con Fernando Cruz González, investigador del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario, y Emiliano Fernández Galilea, jefe del mismo. En concreto, estos trabajos han aparecido recientemente en Ophthalmic Genetics y en Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología, pero sólo son el comienzo de una serie de artículos que aportarán nuevos datos sobre la DMAE con pacientes de Salamanca.

Los estudios genéticos se realizan con personas mayores que tienen degeneración macular en comparación con otras que tienen un problema de visión distinto, las cataratas. Con su consentimiento, los investigadores obtienen sangre periférica, la que circula por todo el cuerpo, para realizar los análisis genéticos. “Lo que hemos hecho es estudiar genes tanto de la vía del complemento, que es una de las vías que está relacionadas con la degeneración macular, como genes relacionados con la proliferación de los vasos de la retina, que es uno de los problemas que tienen las personas con degeneración macular”, señala Rogelio González Sarmiento.

Los trabajos publicados relacionan algunos polimorfismos genéticos con una mayor probabilidad de sufrir la enfermedad, ya que son variaciones que aparecen con mayor frecuencia en los pacientes con degeneración macular y no en los que sufren cataratas. Estas investigaciones se llevan a cabo con cerca de 200 pacientes que sufren DMAE y otros tantos con cataratas que son atendidos en el Servicio de Oftalmología.

Diferencias en la respuesta a los fármacos

Dentro de esta misma línea de investigación, los científicos han iniciado ahora otro estudio que también busca diferencias genéticas pero dentro del grupo de pacientes de DMAE. Uno de las características de esta enfermedad es la proliferación de vasos sanguíneos anómalos en la retina y existen fármacos para inhibirla. Sin embargo, “hay pacientes que responden bien y otros que no y pensamos que esto puede ser debido a variantes individuales”.

Los investigadores consideran que esta investigación, que se realiza en colaboración con la empresa farmacéutica responsable de las terapias, puede ser muy importante, ya que los resultados podrían evitar la administración de tratamientos a personas que no van a responder y, por lo tanto, ahorrarían un gasto en fármacos que tienen un gran coste. “Es un proyecto en marcha cuyos primeros trabajos se publicarán en los próximos meses”, señala el experto.



lunes, 22 de abril de 2013

El 95% de los casos de ceguera causados por glaucoma y DMAE podría evitarse con un diagnóstico precoz

Fuente: Europa Press

El 95 por ciento de los casos de ceguera causados por glaucoma y degeneración macular asociada a la edad (DMAE) podría evitarse con un diagnóstico precoz, según ha apuntado este jueves el presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, Juan Carlos Martínez Moral, durante la presentación de las jornadas 'OPTOM Meeting Málaga', organizadas por este entidad colegial.

   Martínez Moral ha precisado que la degeneración macular asociada a la edad está detrás del 32 por ciento de los casos de baja visión y del 15 por ciento de los casos de ceguera en España, constituyendo la primera causa de ceguera legal en mayores de 65 años. "Dado que su incidencia aumenta con la edad, el progresivo envejecimiento de la población hará que se convierta en un considerable problema socio-sanitario en los países desarrollados", ha vaticinado este experto

   En concreto, la DMAE es una enfermedad ocular degenerativa caracterizada por una pérdida de la visión central, que dificulta notablemente la vida diaria del paciente.

   "En un estadio avanzado, produce una limitación severa en la independencia personal, en muchos casos acompañada de un deterioro cognitivo", ha afirmado por su parte Juan Carlos Ondategui, responsable de la Unidad de Atención Primaria del Centro Universitario de la Visión de la Universitat Politècnica de Catalunya, quien ha abierto la sesión plenaria sobre DMAE en esta primera jornada del 'OPTOM Meeting Málaga'.

   En cuanto a su prevalencia, aunque los datos de los distintos estudios difieren, Ondategui ha señalado que "los más conservadores estiman que afecta al siete por ciento de personas mayores de 75 años". Otras investigaciones, sin embargo, muestran que existe algún tipo de lesión asociada al DMAE en al menos uno de los dos ojos en el 59,5 por ciento de la población.

   "No obstante, un dato muy significativo en todos los estudios es que esta patología aparece sobre los 55 años y su prevalencia experimenta un gran salto a partir de los 75 años", ha apuntado al respecto.
LA DETECCIÓN PRECOZ, CLAVE

   Por su parte, la  presidenta del Colegio de Ópticos-Optometristas de Andalucía, Blanca Fernández Pino, ha admitido que los tratamientos para la DMAE disponibles hoy en día "solo consiguen detener el proceso o mejorar levemente el nivel de visión, por lo que la detección precoz resulta fundamental", ha agregado.

   Al hilo de ello, ha resaltado los "buenos resultados" obtenidos gracias al convenio entre su colegio y la Junta de Andalucía, que durante 10 años colaboraron en el screening para la detección previa de enfermedades oculares derivados por el médico de cabecera. "La labor del óptico-optometrista consistía en detectar estos problemas y derivar al paciente al oftalmólogo en caso necesario", ha señalado esta experta, quien ha lamentado que, en la actualidad, dicho convenio no se está llevando a cabo "por problemas económicos y estructurales por parte de la Junta".

   De otro lado, Ondategui ha destacado que un paciente detectado en sus estadios iniciales y tratado adecuadamente "no solo va a evitar la progresiva pérdida visual, sino que puede llegar a recuperar parte de esa visión".

   "Esto permitirá un mayor grado de independencia personal, un aspecto crítico no solo para el propio paciente sino para su entorno familiar. El gran reto para este especialista es lograr, con la detección precoz, que aumente el número de pacientes con baja visión, reduciendo el índice de personas ciegas", ha argumentado.

   Finalmente, el director de la Unidad de Baja Visión del Hospital Virgen del Mar de Almería, Javier Sebastián, ha comentado al respecto que el 50 por ciento de las personas que tienen glaucoma lo desconocen. "Y cuando la enfermedad da la cara y se acude al especialistas, ha pasado un tiempo importantísimo para lograr frenar la pérdida de visión", ha avisado.

   Sebastián ha recordado que el glaucoma es la segunda causa de ceguera en nuestro país, por detrás de las cataratas, pero mientras las cataratas son operables, no ocurre lo mismo con el glaucoma y  la DMAE, por ello la prevención es la clave para evitar el desarrollo de la ceguera y la pérdida paulatina de la visión.

miércoles, 10 de abril de 2013

Sólo el 10% de los afectados por la DMAE sufre una pérdida absoluta de su visión central

Fuente: Europa Press

Los avances en el diagnóstico y en el tratamiento de la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) ha permitido cronificar esta enfermedad ocular y ha reducido el riesgo de que provoque ceguera legal, algo que hace unos años acababa afectando a todos los pacientes mientras que ahora sólo entre un 10 y 20 por ciento sufre una pérdida absoluta de su visión central.

Así lo ha destacado el doctor Luis Pablo Júlvez, jefe de Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza durante la presentación del programa 'Da+Visión', impulsado por la farmacéutica Novartis para mejorar el apoyo y el seguimiento de estos pacientes.

La enfermedad, que afecta en España a más de 700.000 personas, es degenerativa y afecta a la mácula, parte central de la retina en la parte posterior del ojo responsable de la visión central necesaria para actividades de la vida diaria como leer, identificar las caras, conducir, etc.

Esto hace que la DMAE tenga un "fuerte impacto" en la vida diaria de quienes la padecen, ya que las limitaciones que ocasiona puede llevar a algunos pacientes a tener baja autoestima o depresión.

"Se trata de una enfermedad terrible", ha reconocido el oftalmólogo de la Clínica Teknon y coordinador del programa Da+Visión Jordi Monés, quien también ha destacado como hace unos años "comenzó una nueva era" gracias a los nuevos tratamientos inyectables, que son más fáciles de administrar. "Hoy es una enfermedad con la que se puede ser feliz", ha señalado.

Pese a ello, este experto explica que en ocasiones "cuesta que los pacientes sigan su tratamiento", lo que puede repercutir en su eficacia y, como consecuencia, reducir sus beneficios a largo plazo.

Aunque, según ha puntualizado el doctor Júlvez, esta falta de adherencia al tratamiento afecta a un porcentaje muy bajo de pacientes, ambos expertos han coincidido en la importancia de crear una plataforma de apoyo como 'Da+Visión', que permita mejorar el seguimiento y ayude a los pacientes y sus cuidadores a resolver las dudas que puedan tener.

A través del portal 'www.damasvision.com' los pacientes pueden acceder a materiales educativos y formativos enfocados a informar sobre pautas sencillas para adquirir hábitos saludables. Además, el cuidador puede entender mejor qué está pasándole a su familiar afectado por
una baja visión.

ADAPTARSE A LA ENFERMEDAD Y EVITAR EL SÍNDROME DEL CUIDADOR

El programa también ofrece apoyo psicológico específicamente diseñado para afrontar la enfermedad así como los aspectos relacionados con la baja visión, vivir con una mayor calidad de vida y ayudar al entorno a adaptarse mejor a la enfermedad, evitando riesgos psicológicos importantes como el denominado "síndrome del cuidador"

Además, el programa incluye la posibilidad de acceder a una zona personal a través de la que el paciente puede acceder a una cartilla de seguimiento, en la que apuntar sus autocontroles de la visión con la Rejilla de Amsler y el seguimiento de las visitas al oftalmólogo.

Otra opción de este programa es la del SMS de recuerdo, que permite a los pacientes recibir un SMS semanal para mantener el compromiso y motivación con su tratamiento.

lunes, 8 de abril de 2013

Las estatinas parecen ser eficaces para la degeneración macular

Fuente: ABC


Las estatinas, medicamentos prescritos para reducir el colesterol, pueden ser eficaces contra la degeneración macular, según los resultados de la investigación, realizada por un equipo de la Universidad de Washington en St. Louis (EE.UU.) y publicada en Cell Metabolism.


Los investigadores han descubierto que la degeneración macular asociada a la edad, una de las principales causas de ceguera en los mayores de 50 años, comparte un vínculo común con la aterosclerosis. Ambos problemas tienen el mismo defecto subyacente: la incapacidad para eliminar la acumulación de grasa y colesterol.


El trabajo, realizado en ratones y células humanas, arroja nuevos datos, sobre cómo los depósitos de colesterol contribuyen a la degeneración macular y la aterosclerosis e, incluso, al crecimiento de los vasos sanguíneos en algunos tipos de cáncer.


A los pacientes con aterosclerosis a menudo se les prescriben medicamentos para reducir el colesterol y mantener las arterias limpias y, según los autores de este trabajo, algunos de estos medicamentos podrían ser probados en pacientes con degeneración macular. «Nuestros resultados sugieren que tenemos que investigar si la pérdida de visión causada por la degeneración macular se podría evitar con unas gotas oculares que redujeran el colesterol u otros medicamentos que puedan impedir la acumulación de lípidos debajo de la retina», explica el investigador principal, Rajendra S. Apte.

Macrófagos

La nueva investigación se centra en los macrófagos, las células inmunes claves que eliminan el colesterol y las grasas de los tejidos. En la degeneración macular, la acumulación excesiva de colesterol comienza a ocurrir a medida que se envejece y los macrófagos comienzan a funcionar mal. En la forma «seca» de degeneración macular relacionada con la edad, los médicos que examinan el ojo pueden ver los depósitos de lípidos por debajo de la retina. Como esos depósitos se hacen más grandes y más numerosos, poco a poco comienzan a destruir la parte central del ojo, lo que interfiere con la visión necesaria para leer un libro o conducir un automóvil.


Como el envejecimiento de los macrófagos elimina menos depósitos de grasa debajo de la retina, las células de macrófagos se pueden hinchar con el colesterol, lo que genera un proceso inflamatorio que conduce a la formación de nuevos vasos sanguíneos que pueden causar daño adicional. Los vasos caracterizan la posterior forma «húmeda» de la enfermedad. «En última instancia, esa inflamación crea una mezcla tóxica de los elementos que conducen al crecimiento de nuevos vasos sanguíneos», explica Apte. «La mayor parte de la pérdida de visión por degeneración húmeda macular es el resultado de la hemorragia y la formación de tejido cicatricial relacionado con el crecimiento anormal de los vasos», agrega.


Proteína

Como parte de su investigación, los científicos han identificado una proteína que necesitan los macrófagos para eliminar las grasas y el colesterol. Como los ratones y los seres humanos de edad generan menos de esta proteína, los macrófagos se vuelven menos eficaces a la hora de envolver y eliminar la grasa y el colesterol.

Apte y su equipo encontraron que los macrófagos de los ratones mayores y en pacientes con degeneración macular, tienen niveles inadecuados de la proteína, llamada ABCA1, que transporta el colesterol de las células. Como resultado, los macrófagos viejos acumulan altos niveles de colesterol y no pueden inhibir el crecimiento de los vasos sanguíneos dañinos que caracterizan la forma «húmeda» de la enfermedad.

Pero cuando los investigadores trataron los macrófagos con una sustancia que ayudó a restaurar los niveles de ABCA1, las células podían eliminar el colesterol más eficazmente y el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos se desaceleró. «Hemos sido capaces de administrar el fármaco, llamado agonista de LXR, en gotas para los ojos», dicen los investigadores.

De esta forma, los investigadores se dieron cuenta de que se podía revertir la degeneración macular en el ojo de un viejo ratón. «Es emocionante porque si podemos usar gotas para los ojos para administrar fármacos contra la degeneración macular, se puede centrar como única terapia para la vista y probablemente limitar los efectos secundarios de los medicamentos tomados por vía oral. Hemos demostrado que podemos invertir la cascada de la enfermedad en ratones mediante la mejora de la función de los macrófagos, ya sea con gotas para los ojos o con tratamientos sistémicos -dice Apte-. Algunas de las terapias que ya se utilizan para tratar la aterosclerosis tienen como objetivo esta misma vía, por lo que pueden cabe la posibilidad de modificar los medicamentos que ya están disponibles y utilizarlos para proporcionar tratamiento a los ojos».

jueves, 21 de marzo de 2013

La FDA alerta de infecciones oculares por el uso off-label de Avastin en DMAE

Fuente: elglobal.net

La Food and Drug Administration (FDA) ha alertado del riesgo de infecciones oculares por el uso de jeringas manipuladas de bevacizumab DCI, comercializado por Roche como Avastin, en Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE), indicación para la que este producto no cuenta con la aprobación del organismo regulador.
 
La FDA ha ordenado la retirada de una partida de inyectables preparados por una farmacia situada en el estado de Georgia que reenvasa el producto de Roche para su utilización a bajas dosis en DMAE. Estos preparados podrían haber causado al menos cinco casos de endoftalmitis bacteriana debido a la infección por estreptococo.
 
Tanto Roche como la propia FDA han alertado anteriormente del uso inadecuado de bevacizumab en esta patología ocular y que, por ejemplo en 2011, su uso inadecuado provocó en Florida diversos casos de ceguera permanente. 
 
Esta utilización no autorizada estaría motivada por el importante diferencial de precio que existe entre el uso de Avastin o Lucentis (ranibizumab), que sí cuenta con la aprobación de la FDA para su uso en DMAE. Según la Academia Americana de Oftalmólogos las inyecciones manipuladas de Avastin tendrían un coste de 50 dólares, mientras que las de Lucentis, superarían los 1.000 dólares.

viernes, 15 de marzo de 2013

El científico Izpisúa ve resultados "muy positivos" en la regeneración aplicada a la degeneración macular

Fuente: www.cronicasocial.com

Advierte, no obstante, de que no son definitivos ni aplicables todavía a los enfermos.

El científico español Juan Carlos Izpisúa, experto en medicina regenerativa afincado en California, considera que los ensayos clínicos sobre regeneración aplicada a la degeneración macular ya en marcha están dando resultados "muy prometedores".

Izpisúa es profesor de investigación y ejerce la cátedra Roger Guillemin en el Laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk de Estudios Biológicos en La Jolla, California (Estados Unidos).

El docente ha pronunciado la conferencia titulada 'Avances en células madre y medicina regenerativa' ante cerca de 200 investigadores y gestores de la sanidad vasca reunidos en Bilbao, en la presentación del Proyecto BioBizi de Investigación Sanitaria.

En su discurso, el docente ha explicado que la investigación para entender cómo se desarrolla un embrión o cómo se puede dirigir en un laboratorio a una célula madre para dar lugar a un tejido u otro está avanzando a pasos de gigante.

De hecho, ha apuntado, este desarrollo científico se ha visto reconocido recientemente con la concesión del premio Nobel a los doctores John B. Gurdon y Shinya Yamanaka por el potencial que esta nueva tecnología puede tener, no como una mera curiosidad intelectual de laboratorio, sino realmente por su aplicación práctica.

En este sentido, el especialista ha señalado que "quizás el ejemplo más claro" de este avance está en el ojo, que cuenta con dos ensayos clínicos sobre degeneración macular ya en pacientes "muy positivos".

No obstante, el experto ha querido dejar claro que estos resultados no son en modo alguno todavía una realidad aplicable a los pacientes, que deben ser cautos ante este tipo de informaciones.

"Veo que muchas personas se aprovechan de esas esperanzas que suscita la reprogramación celular para engañar a los enfermos", ha afirmado el especialista.

"Existen clínicas y otros tipos de centros en países desarrollados que ofrecen supuestos tratamientos de curación mediante el uso de células madre y eso es mentira. Eso es un engaño", ha subrayado.