miércoles, 25 de noviembre de 2009

Nueva Cátedra para investigar patologías de la retina

Fuente: Agencia EFE, Oviedo

Conocer la incidencia de la luz en la degeneración macular de la retina asociada a la edad y en el glaucoma permitiría desarrollar tratamientos curativos para ambas patologías que hasta ahora sólo se abordan con procesos médicos y quirúrgicos que únicamente logran detener algunos de sus síntomas.
Demostrar el vinculo entre la muerte celular con la oxidación y la exposición a la luz es el objetivo de la investigación que durante 18 meses llevará a cabo el catedrático de Neurobiología Ocular de la Universidad de Oxford, Neville Osborne, en la Fundación de Investigación Oftalmológica Fernandez-Vega de Oviedo.
Esta iniciativa ha sido presentada hoy en Oviedo por Neville y por el director del Instituto asturiano, Luis Fernández-Vega, junto al presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, que financiará con 280.000 euros la puesta en marcha de una de las doce Cátedras de Biomedicina que impulsa la entidad financiera.
La degeneración macular, que afecta a la parte del ojo que permite ver los detalles pequeños, es una de las causas principales de la pérdida de visión en los mayores de sesenta años y, según Neville, se produce, al igual que el glaucoma, por un proceso "hasta ahora poco entendido" y carece de tratamiento curativo.
Para el científico británico, si se consigue demostrar, a partir de muestras de tejido humano, modelos experimentales animales y en cultivos celulares que se generen, su teoría que la luz que entra en el ojo puede estimular el proceso de dañar la retina se abriría una vía de tratamiento relativamente sencilla basada en el uso de lentes que filtrasen determinadas longitudes de onda.
La investigación, en la que participarán varios investigadores postdoctorales del Instituto Fernández-Vega que realizarán estancias en la Universidad de Oxford, abordará también el desarrollo de herramientas de prevención y diagnóstico precoz de estas patologías, basadas en los biomarcadores genéticos y moleculares.
"Si todos viviéramos cien años, el veinte por ciento de la población estaría ciega", ha indicado Neville para advertir de la incidencia de estas enfermedades en la calidad de vida de los enfermos y del incremento que generan en el gasto sanitario oftalmológico.
El catedrático de Oxford ha evitado concretar un plazo temporal para la obtención de resultados que sean aplicables a la actividad clínica, principal objetivo de su colaboración con el Instituto Fernández-Vega, aunque se ha mostrado convencido de que los avances que se logren pueden contribuir a que otros grupos de investigadores obtengan aplicaciones concretas para curar estas enfermedades.
Por su parte, el director del Instituto, que forma parte de la cuarta generación de oftalmólogos de su familia, ha incidido en que esta cátedra contribuirá al desarrollo de la Fundación constituida en paralelo al desarrollo del Instituto Oftalmológico ovetense que atiende anualmente a más de cien mil pacientes.
"La investigación básica era lo que le faltaba al Instituto para hacer luego la traslación a las aplicaciones clínicas que permitan mejorar la vida y la vista de las personas", ha añadido.
Para el presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, que ha confesado que si volviera a nacer "y fuera menos egoísta" se dedicaría a la investigación, una iniciativa de este tipo "siempre va a salir bien" dado que, aunque no se alcancen los objetivos previstos, el trabajo "se podrá aprovechar en otros sitios".
El científico británico que liderará este proyecto está considerado un referente internacional en neuroprotección relacionada con el glaucoma así como en la degeneración macular asociada a la edad y en isquemias y fundó la revista Neuroquímica Internacional además de ser miembro de la sociedades británicas de Bioquímica y Farmacología y de la Internacional de Neuroquímica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario