miércoles, 5 de mayo de 2010

El tabaco también puede provocar riesgo de ceguera

Fuente :La Segunda Online

Al igual que todos los años, en mayo se celebra el Día Mundial Sin Tabaco y una vez más el objetivo es advertir a la población sobre los efectos nocivos del cigarrillo para la salud.

Para nadie es novedad que el cigarro causa cáncer de pulmón, infarto cardiaco, bronquitis crónica y enfisema pulmonar. Pero no todos saben que la adicción a la nicotina también puede provocar trastornos de la visión, incluso ceguera en las personas de la tercera edad.

De acuerdo a la doctora Rebeca Vega, Oftalmóloga de Puerta del Sol, la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad degenerativa del ojo que afecta a la parte central de la retina y que lleva a una progresiva pérdida de la visión central. Es la segunda causa de ceguera en las personas mayores de 65 años, después de la diabetes.

El daño que sufre la mácula afecta a la visión fina, e impide actividades como la conducción, la costura o la lectura.

Según la especialista el tabaco acelera la producción de radicales libres, que contribuyen al envejecimiento celular, y, además, afecta a la sangre que irriga la retina, en dos procesos que debilitan el sistema antioxidante y el pigmento caroteno macular, que es el mecanismo de defensa natural de la mácula (zona de la retina especializada en la visión fina de los detalles).

El efecto devastador en la vista se debe a que las sustancias tóxicas del cigarrillo, al ser aspiradas, inflaman la capa interior de las venas y arterias en todo el organismo. Las más afectadas son las de la retina por ser más frágiles, susceptibles a desarrollar coágulos y una posterior degeneración de la mácula.

De acuerdo a la especialista del Centro Oftalmológico Puerta del Sol lo que ocurre, es que la retina compensa el inadecuado paso de sangre con la creación de más arterias y venas, con lo que se obstruye más la visión. Aclara que esto es más preocupante en personas que padecen enfermedades crónicas y degenerativas.

“Se sabe que si ese adulto mayor, además de fumar más de 10 cigarros por día, es diabético, tiene hipercolesterolemia -colesterol y triglicéridos elevados en sangre-, padece hipertensión arterial, o su dieta es rica en grasas, no practica ningún ejercicio y/o consume bebidas alcohólicas, su riesgo se va a duplicar”, enfatiza la oftalmóloga de Puerta del Sol.

Si ha fumado durante años, hay que estar atento a síntomas como visión borrosa, dificultad para enfocar objetos cercanos o a distancia y distorsión de imágenes.

La oftalmóloga de Puerta del Sol concluye que es muy importante tomar conciencia de los daños que causa el cigarrillo en la visión y recomienda aumentar el consumo de alimentos ricos en beta-carotenos como tomate, papaya, limón y naranja, ricos en Omega 3 como pescados y verduras de hojas verdes, que protegen contra las lesiones de la retina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario