martes, 1 de junio de 2010

Es una rejilla, se llama Amsler y detecta la ceguera

Fuente: Diario de Alcalá

El doctor Jesús Pareja participa en la campaña para prevenir la degeneración macular.


Su pasión es el eje gravitatorio de su trabajo y quizá su juventud tenga algo que ver. El hecho es que el doctor Jesús Pareja, tiene un lema muy claro “mi mayor éxito es que mis pacientes vean”. Es oftalmólogo –cómo no– residente del Hospital Príncipe de Asturias y colabora en la campaña de prevención de la ceguera enfocándose en una de las enfermedades que pese a que su nombre suene raro, representa una de las más comunes causas, por no decir la principal, de pérdida de la vista en España, la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

“Esta enfermedad –explica el doctor Pareja– acontece en un grupo de edad característico, a partir de los 60 años y causa una pérdida de visión muy progresiva con dos particularidades : Una, es asimétrica y el paciente no tiene por qué percibirlo de entrada y dos, como acontece en un grupo de edad avanzado, coincide con el mismo grupo en el que comienzan a aparecer cataratas u otros problemas de superficie ocular, con lo que se puede confundir”.
La diferencia es que mientras las cataratas van evolucionando y llega un momento en el que una operación mejora claramente la calidad de visión del paciente, en caso de ser DMAE la cosa, desgraciadamente, no funciona así: “Esta enfermedad no tiene reversibilidad y lo único que se puede hacer es frenar su evolución, o cuando debuta de una forma muy agresiva, conseguimos retrocederla, aunque es muy complicado. Por lo que hay que intentar que no progrese”.

Los pacientes con degeneración macular tiene una calidad de vida pésima ya que no disponen de buena visión, por lo tanto, “puede generar caídas e incluso depresión”, apunta el oftalmólogo que añade que muchas de las ayudas por dependencia, se les otorga a los pacientes de DMAE.

Siguiendo la filosofía del más vale prevenir que curar, el doctor Pareja nos descubre que con una simple prueba llamada la rejilla de Amsler se puede aproximar a una enfermedad más grave que unas simples cataratas. Un sistema muy sencillo con el que se puede detectar la Degeneración Macular.

La rejilla de Amsler consiste en una cuadrícula con un punto negro en el centro. La persona colocará esta peculiar red a 30 o 40 centímetros de los ojos tapándose uno de ellos, y fijará la mirada en el punto negro central del dibujo. Luego hará lo mismo con el otro ojo.
“Si las líneas rectas, se tuercen, o falta algún trozo de enrejado o de marco, quiere decir que hay alguna enfermedad en la mácula y lo más probable es que esté afectada. Y como la enfermedad más frecuente de esta parte del ojo a partir de los 60 años es la DMAE , nos equivocaremos menos si mandamos a ese paciente a un oftalmólogo que si no lo mandas”, declara el doctor Pareja.

La idea es que este sistema de detección, o vigilancia, amplíe su campo de actuación, o lo que el doctor llama el círculo de policías, es decir, que no sólo lo tengan los especialistas de la vista y el médico de cabecera, también los farmacéuticos. Muchas personas acuden a las boticas “demandando cualquier tipo de problema, o unas lágrimas artificiales, o gafas de ver de cerca. Si se tiene la rejilla de Amsler en un expositor, se puede aprovechar esos minutos que está la persona en la farmacia para hacerle la prueba. Esta campaña lleva dos meses funcionado y mi papel ha sido el de difundirlo”, apunta este joven oftalmólogo.

Así pues, una prueba tan sencilla es clave a la hora de detectar una de las enfermedades, principal causa de la ceguera en la franja de las personas a partir de los 60 años “aunque también puede afectar a la gente joven”,y llegar a fundir en negro las escenas cotidianas del que la padece.

El doctor Pareja dice que duerme tranquilo si los pacientes de su consulta “están contentos y por lo tanto, viendo” por eso, que el contenido de su mensaje llegue a la gente, es el mejor remedio con el que combatir su insomnio.

Rejilla de Amsler


No hay comentarios:

Publicar un comentario