miércoles, 10 de noviembre de 2010

El hábito de fumar aumenta el riesgo de sufrir todo tipo de afecciones oculares


Fuente: 20minutos.es

* Agrava las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad.
* Un fumador habitual puede llegar a experimentar una pérdida de la visión hasta cinco años antes que un paciente sano.
* El 86% de la población adulta desconoce estos riesgos.


Conocemos de sobra algunos de los perniciosos efectos del tabaco. Es la causa directa de enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cáncer. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), fumar es hábito culpable de la muerte de una persona cada 8 segundos. Pero, como destaca Eroski/Consumer, los peligros del tabaco son muchos más. Un fumador puede experimentar una pérdida de la visión hasta cinco años antes que un paciente sano.

Las sustancias tóxicas derivadas de la inhalación del humo del tabaco se acumulan en todo el cuerpo y, mediante el sistema circulatorio, llegan a los ojos. De la misma manera que afectan al sistema vascular del organismo, también alteran el riego sanguíneo ocular.

Desconocimiento de los fumadores

Se considera que el tabaco provoca y agrava las cataratas, una opacidad del cristalino del ojo, de su cápsula o del humor vítreo (líquido gelatinoso y transparente que llena el espacio entre la superficie interna de la retina y la cara posterior del cristalino), que impide el paso de los rayos luminosos y conduce a la ceguera. Esta enfermedad es un 40% más frecuente en la población de fumadores.

Son algunas de las conclusiones de un estudio realizado en 367 pacientes de 56 años, presentado en el 16º Congreso de Wonca Europa, celebrado en Málaga. Este trabajo pone al descubierto el desconocimiento de los efectos perjudiciales del hábito tabáquico sobre la salud visual. Por ejemplo, el 86% de la población adulta desconoce que fumar también está asociado a un incremento del riesgo de sufrir alteraciones oculares.

Degeneración macular asociada a la edad


Está demostrado que fumar acelera el proceso de envejecimiento celular y agrava las distintas enfermedades atribuibles al paso de los años, sobre todo, las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Sin embargo, aunque el 46% de los pacientes encuestados era fumador, los resultados ponen en evidencia que hasta un 78% desconocía esta relación con las cataratas y un 62%, su relación con la DMAE.

Los fumadores harían bien en tomar nota de estas conclusiones, porque la degeneración macular es la primera causa de ceguera entre la población mayor de 50 años en los países desarrollados. La Sociedad Española de Oftalmología estima que alrededor de 800.000 personas están afectadas por DMAE en nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario