miércoles, 15 de diciembre de 2010

Muchos adultos mayores tienen trastornos oculares prevenibles


Fuente: Revista Ophthalmology, 3 de diciembre del 2010

Gran cantidad de adultos mayores sufre cambios oculares degenerativos por la edad que podrían causarles ceguera, aunque esos trastornos son prevenibles.

Los exámenes oculares a más de 5.000 adultos mayores de Islandia revelaron que una de cada 10 personas de 60 años y una de cada cuatro de 70 tienen algún nivel de degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), la principal causa de ceguera.

El riesgo de sufrir formas avanzadas de la enfermedad también crecía con la edad, publicaron los autores en la revista Ophthalmology.

Los mayores de 85 años son 10 veces más propensos a desarrollar DMAE tardía que los ancianos de entre 70 y 74 años.

Estudios recientes sugirieron que existiría una forma de prevenir el avance de algunas de esas lesiones, señaló el doctor Fridbert Jonasson, del Hospital Universitario Landspitali y de la Universidad de Islandia.

No hay cura para la DMAE, pero un ensayo clínico de Estados Unidos había revelado que una mezcla de altas dosis de antioxidantes (vitaminas C y E, betacaroteno y zinc) retrasaría el avance de la condición en estadios intermedios y los médicos la indican.

La DMAE aparece por el crecimiento anormal de vasos detrás de la retina o el deterioro de las células retinianas sensibles a la luz, dos causas de deterioro visual grave.

El equipo de Jonasson capturó imágenes detalladas del interior de los ojos de 5.272 mayores de 66 años del área de Reikiavik.

El 11 por ciento de los que estaban más cerca de los 70 años tenía una forma leve de DMAE. Con la edad, la frecuencia de DMAE leve aumentó al 36 por ciento en los mayores de 85 años.

Dos formas de DMAE tardía (atrofia geográfica y DMAE exudativa) también aumentaron con la edad: del 1 por ciento o menos en los menores de 75 años a entre el 8 y el 11 por ciento en los mayores de 85.

"Sabemos que esta enfermedad está asociada con la edad, pero me sorprendió hallar que la prevalencia de DMAE tardía fuera 10 veces mayor en los más grandes que en los de entre 70 y 74 años", dijo Jonasson.

La frecuencia de la DMAE tardía en esta población de Islandia también superó a la identificada en otras poblaciones y estaría asociada con el pigmento, apuntó Jonasson, porque los habitantes de Islandia tienen menos pigmento en la piel que otros grupos y, por lo tanto, menos pigmento en el cabello, los ojos y la retina.

"Ignoramos si esto eleva la vulnerabilidad del pigmento de la retina a la DMAE; varios estudios habían demostrado que, por ejemplo, los negros son menos propensos que los blancos a desarrollar DMAE tardía", indicaron los expertos.

El doctor Stuart Richer, del Centro Médico del Departamento de Asuntos Veteranos y de la Universidad de Medicina y Ciencia Rosalind Franklin, que revisó los resultados para Reuters Health, dijo que el artículo confirma lo que muchos saben.

"La DMAE empeora con la edad y esto afecta actividades diarias clave, como leer un tamaño de letra normal o conducir un automóvil de manera segura", expresó Richer.

Lamentablemente, el informe sólo registra "la punta del iceberg" dado que la nueva tecnología, disponible desde la realización del estudio, les permite a los médicos observar una enfermedad invisible para las tecnologías más antiguas.

Además, existiría un motivo más por el que los habitantes de Islandia serían más propensos a la DMAE, indicó Richer: la falta relativa de vegetales de hojas oscuras.

Las personas que consumen más cantidad de xantofilas, sustancias presentes en los vegetales de hojas verdes o pimientos naranjas, por ejemplo, tienden a tener ojos más saludables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario