miércoles, 19 de enero de 2011

La prohibición de fumar en lugares públicos también protege la vista


Fuente: Europa Press

La prohibición de fumar en lugares públicos protege la vista de la población, según señalan expertos de Clínica Baviera quienes recuerdan que el consumo de tabaco está asociado a la aparición o pueden agravar enfermedades como las cataratas o la degeneración macular.

Además, manifiestan que los problemas oftalmológicos también se extienden a los fumadores pasivos, que en locales en los que existe una alta concentración de humo pueden sufrir lagrimeo e irritaciones.

"Está científicamente demostrado que fumar acelera el envejecimiento celular y agrava las enfermedades que surgen con el paso de los años, como las cataratas, el glaucoma crónico simple y la degeneración macular asociada a la edad (DMAE)", señala el doctor Rafael Bilbao, oftalmólogo de Clínica Baviera.

El tabaco está relacionado con una mayor incidencia o una peor evolución clínica de otras enfermedades oculares muy frecuentes, como la retinopatía diabética y las demás enfermedades vasculares de la retina, diversas neuropatías ópticas, las uveítis o la enfermedad ocular tiroidea.

Por tanto, "dejar de fumar y evitar la exposición continuada al humo del tabaco contribuyen, sin duda, a mejorar nuestra salud al disminuir la morbilidad de estas enfermedades oculares", añade Bilbao.

Además de las mejoras en el hábito de vida, concluye, "la detección precoz resulta fundamental para evitar la progresión de múltiples enfermedades oculares y poner freno a problemas como las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario