lunes, 17 de enero de 2011

Los efectos nocivos del tabaco son más graves en las personas mayores.


Fuente: Noticias médicas

La SEGG recuerda que los efectos nocivos del tabaco son más graves en las personas mayores.


- Los mayores parten de una situación peor que otra persona, ya que su deterioro es mayor y los efectos del tabaco más devastadores que para una persona joven

- Se estima que el 20 por ciento de las personas mayores sufren EPOC derivada del consumo de cigarrillos y de otros hábitos nocivos

- Dejar de fumar es, para la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), la mejor opción para las personas mayores



Madrid, enero de 2011.- La reciente entrada en vigor de la Ley Antitabaco ha traído mucha controversia con posiciones encontradas de partidarios que apoyan la medida gubernamental y la consideran beneficiosa para la salud y detractores que opinan que la nueva ley sólo traerá pérdidas económicas de negocios y que vulnera la libertad de elección del fumador. Ante este convulso panorama la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) quiere hacer que se escuche su opinión y recuerda que el tabaco es un mal para la sociedad en general, pero muy particularmente para la salud del colectivo de las personas mayores, quienes son más vulnerables a sus efectos nocivos.

Se estima que más de 55.000 muertes anuales que se producen es España están relacionadas con el consumo de tabaco y que los fumadores tienen más probabilidades de sufrir enfermedades asociadas a su consumo como puede ser la tuberculosis o la degeneración macular asociada a la edad (DMAE)… Pero, según recuerda el profesor José Manuel Ribera Casado, catedrático-emérito de Geriatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, y miembro de la SEGG, “las principales consecuencias negativas derivadas del consumo de cigarrillos son el deterioro del aparato respiratorio y del sistema cardiovascular y la aparición de varios tipos de cáncer (labio, lengua, boca, laringe, pulmón, esófago, estómago, riñón, vejiga…)”.

Estas consecuencias, según Ribera, se multiplican en las personas mayores, ya que “los mayores parten de una situación peor, la persona mayor tiene, ya de por sí, el aparato respiratorio más alterado y presenta un mayor grado de arteriosclerosis, además, el mayor que fuma lo viene haciendo desde hace mucho tiempo, por lo que esto supone consecuencias nocivas que se van acumulando con los años”.

El mal de la EPOC

La EPOC es una de las principales enfermedades que puede sufrir la persona mayor por culpa del tabaco. Los últimos datos ponen de manifiesto que en el mundo 210 millones de personas la sufren y que causa tres millones de muertes anuales. En concreto, en España, se estima que son alrededor de 18 mil las muertes que provoca la EPOC al cabo de año. A pesar de esto, aún son muchas las personas que desconocen que sufren esta enfermedad. El profesor Ribera informa de que “aproximadamente un 20 por ciento de las personas mayores de 60 años sufren la enfermedad” y subraya la necesidad de que “los mayores acudan a revisiones periódicas con su médico para diagnosticar la enfermedad, sobre todo aquellas personas que se noten que tienen dificultad respiratoria progresiva, facilidades para contraer infecciones respiratorias o que se noten fatigados sin causa aparente”.

Pero, además, el catedrático-emérito de Geriatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, recuerda que el tabaco no es el único factor que facilita la aparición de la EPOC y añade que también existe el agravante de la contaminación ambiental.

Dejar de fumar, la mejor opción

El método más eficaz para evitar las consecuencias devastadoras del consumo de tabaco es dejar el hábito. En la actualidad aún son muchos los mayores que no están suficientemente concienciados con respecto a abandonar el vicio, un hecho en parte promovido por creencias falsas que aún sigue teniendo este colectivo. “Si llevo fumando toda la vida, ¿para qué dejarlo ahora?”, es la respuesta más frecuente de un mayor ante el consejo de su médico de dejar el tabaco.

El profesor Ribera considera que abandonar el hábito tabáquico es beneficioso a cualquier edad, “no importa los años que se tengan, si se deja a un lado el consumo de cigarrillos se reducirán riesgos para la salud”. Y aconseja a las personas fumadoras que visiten a su médico para que les indique cuáles son las medidas más apropiadas para conseguir dejar el mal hábito. En la actualidad “existen unidades para dejar de fumar en las que ayudan al paciente con tratamientos personalizados que van desde el consumo de chicles o pastillas hasta la consulta con un psicólogo”, explica Ribera.

Beneficios notables

Tras dejar de fumar se comienzan a reducir los riesgos de sufrir las enfermedades citadas anteriormente y esto sucede inmediatamente, tras apagar el último cigarrillo. “Si se deja de fumar a cualquier edad, incluidas las más avanzadas, la capacidad respiratoria mejora notablemente a corto plazo. Las posibilidades de tener un episodio coronario se reducen en cuatro o cinco años hasta situarse en unos niveles muy similares a los que podría tener una persona que nunca haya fumado. También se atenúa el deterioro general asociado a la edad”, todas ellas son razones más que suficientes para pensárselo, añade Ribera.

Sobre la SEGG

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología es una de las sociedades europeas más numerosa y activa. Actualmente cuenta con más de 2.400 socios de áreas multidisciplinares: Médicos (especialistas en Geriatría, en Atención Primaria, etcétera), Sociólogos, Diplomados en Enfermería, Trabajadores Sociales, Psicólogos, Pedagogos, Terapeutas Ocupacionales, Fisioterapeutas, Geógrafos, Arquitectos, Economistas, Farmacéuticos.

Para la SEGG, las Personas Mayores son su principal razón de ser y por ello su trabajo persigue dos líneas principales de actuación: la universalización de la Atención Geriátrica Especializada, con el fin de evitar desigualdades y el seguimiento de la Ley de la Dependencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario