martes, 22 de febrero de 2011

Todo el mundo va a tener cataratas si llega a los 90 años


Fuente: Diario Vasco

La tecnología ha revolucionado no solo la cirugía ocular, sino también el diagnóstico

No solemos ocuparnos de ella hasta que aparecen los problemas. Eso suele pasar, generalmente, cuando se cumplen los 50 años. La vista condiciona nuestra vida y por ello la Asociación de Mujeres Afectadas de Cáncer de Mama y Ginecológico, Katxalin, le dedica una de sus conferencias. La ponente será Cristina Irigoyen, médico del servicio de Oftalmología del Hospital Donostia y Fellow en retina quirúrgica por el Hospital Universitario de Liverpool. La cita será el miércoles, día 23, a las 17.00 horas en la sala Kutxa de la calle Arrasate de Donostia.

- ¿Somos conscientes de la importancia de la salud ocular?
- Una patología vascular, pulmonar o un cáncer pueden disminuir la calidad de vida, pero la visión es muy importante, porque te hace ser independiente para trabajar, para conducir, para cocinar, etc. En pacientes ancianos, que a veces están encamados, les permite ver la televisión, o a sus nietos o leer. En las personas mayores también es importante para evitar caídas, por lo que una buena visión previene fracturas que pueden llegar a ser graves a esas edades. También es muy importante para la salud mental, porque produce menos aislamiento y menos depresión.

- ¿Y qué podemos hacer para tener buena vista?
- El 75% de la ceguera y la baja visiónse pueden prevenir o tratar. Aquí, cuando alguien va al médico porque no ve bien es derivado al oftalmólogo. En otros sitios no tienen una sanidad pública y en los países en vías de desarrollo no tienen acceso a oftalmólogos. Respecto a la prevención, hay que subrayar que los mismos hábitos de vida que protegen el corazón y los pulmones también influyen y pueden ayudar a prevenir problemas visuales.

- ¿Los hábitos que aconsejan todos los médicos?
- No fumar, hacer deporte, llevar una dieta saludable rica en frutas, verduras, pescado, sobre todo azul, que tiene omega 3, y controlar el sobrepeso.

- ¿Cuál es la enfermedad ocular que más ven en consulta?
- Las cataratas. Es muy común y todo el mundo va a padecer cataratas a partir de los 90 años. Es la cirugía más frecuente en oftalmología. Luego está la presbicia o vista cansada, que suele aparecer en torno a los 40-50 años, y que consiste en esa dificultad para enfocar los objetos cercanos. Se corrige muy fácilmente con una gafa.

- Estos problemas son muy comunes, pero otros pueden acabar causando ceguera...
- Sí. Por ejemplo la degeneración macular asociada a la edad, cuyo tratamiento ha avanzado mucho estos años. Existen dos formas. En la forma húmeda, el tratamiento de ahora, que consiste en las inyecciones intraoculares, permite detener la evolución de la enfermedad. La forma seca es más frecuente, pero también progresa mucho más lentamente. Hoy en día no tiene tratamiento, pero podemos contribuir a su prevención con hábitos de vida saludables.

- El de los diabéticos es un colectivo que debe cuidar especialmente su salud ocular.
- Sí, porque tiene riesgo de sufrir retinopatía diabética. En las sociedades avanzadas, por la obesidad, cada vez hay más diabéticos y esta es una de sus enfermedades asociadas. En consulta todos los días vemos a pacientes diabéticos. En el Hospital Donostia se hace un screening y mediante la telemedicina controlamos una vez al año a la mayoría de estos pacientes.

- ¿Y cómo funciona este programa de cribado?
- En varios ambulatorios hay unas cámaras de fotos. Se sacan fotos a los pacientes y se envían a la base central del Hospital Donostia, donde la doctora Guibelalde se encarga de revisarlas. En aquellos casos que considera oportuno se deriva al paciente al oftalmólogo. Pero la mayoría, si está bien controlado, no tiene retinopatía. Al año se vuelve a hacer la revisión. Estos screenings favorecen la detección precoz, como las mamografías en el cáncer de mama.

- Y si se detecta la enfermedad, ¿qué se puede hacer?
- Acudir al oftalmólogo y tratarlo. Hay distintas formas de hacerlo: láser, cirugía y también inyecciones intravítreas. Pero lo más importante es el buen control metabólico de los pacientes. Se tienen que controlar el azúcar, porque de lo contrario la enfermedad progresará. Lo más importante es la prevención.

- ¿Qué es el ojo seco?
- Una enfermedad que es mucho más frecuente en las mujeres. Aunque no es grave -en algunos casos sí que lo puede llegar a ser-, es muy incómoda. El ojo seco puede deberse a una escasa producción de lágrima o a una inflamación en la superficie ocular. El ojo se queda seco y el paciente tiene síntomas de molestia, de irritación y a veces incluso de dolor. Se pueden mejorar los síntomas. El tratamiento básico consiste en lubricar la superficie ocular con lágrimas artificiales. Hay también tratamientos para formas más severas de este problema.

- ¿Hay también enfermedades oculares raras?
- Sí, como la retinosis pigmentaria, que es la enfermedad hereditaria más frecuente. El Hospital Donostia está en estrecha colaboración con Begisare, que es la asociación de enfermos de Gipuzkoa, y estamos en un proyecto para revisar a todos los paciente afectados. La prevalencia es de 1 de cada 4.000. ¿El pronóstico? Hoy en día aún no existe un tratamiento eficaz, pero se está avanzando muchísimo en tratamientos experimentales, como son los trasplantes de células madre, las retinas artificiales, la prevención con complejos vitamínicos y la terapia génica.

- Tengo la sensación de que los tratamientos para la vista han avanzado muchísimo en los últimos años.
- Soy joven, pero es cierto que en los últimos 20 años han avanzado muchísimo gracias a la tecnología. Las cirugías han cambiado mucho las formas de operar la retina, la catarata. Hoy en día se utiliza instrumental y aparatos tecnológicamente muy avanzados. Y no solo para el tratamiento, sino también para el diagnóstico: ahora tenemos pruebas de imagen que nos dejan ver las capas de la retina como si fuera un corte casi histológico. Es como si sacáramos el ojo y lo cortáramos. Y además lo vemos en vivo. Eso favorece mucho no sólo el tratamiento sino también el diagnóstico, y permite entender las enfermedades. Está avanzando continuamente, al igual que el área de la investigación.

- Es más que previsible que en el futuro se logre curar algunas de estas enfermedades, pero también habrá más gente afectada por el envejecimiento de la población.
- Cada vez vivimos más. Antes algunas enfermedades no se trataban porque tampoco había muchas expectativas de vida o porque simplemente los pacientes no llegaban a esas edades. Por ejemplo, la degeneración macular asociada a la edad ahora es una enfermedad de alta prevalencia.

- ¿Se puede saber cómo va a evolucionar la vista?
- A partir de los 50 años se debería hacer una revisión en el oftalmólogo para descartar cualquier patología prevenible, como puede ser el glaucoma, la retinopatía diabética o la degeneración macular asociada a la edad de inicio precoz. Son muy importantes los antecedentes familiares, sobre todo en el caso del glaucoma o la degeneración macular. En este caso se debería llevar un control más estrecho porque son enfermedades que pueden tener un componente hereditario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario