jueves, 10 de marzo de 2011

'VEGF Trap-Eye' (Bayer) ofrece resultados positivos para el tratamiento de la DMAE


Fuente: Europa Press

El producto 'VEGF Trap-Eye' de la compañía Bayer HealthCare ha mostrado resultados positivos para el tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una patología que actualmente afecta a entre 30 y 50 millones de personas en todo el mundo y es la principal causa de pérdida grave de visión en las principales sociedades occidentales.

Con la DMAE había un "problema" en cuanto al seguimiento de los pacientes, ya que los tratamientos de los que se disponía tenían una "vida media muy corta". Los resultados de los estudios VIEW1 y VIEW2, llevados a cabo por Bayer y Regeneron, ofrecen "grandes esperanzas", ya que "tenemos más margen para poder hacer un buen tratamiento y seguimiento de la enfermedad", explica el jefe de sección del Servicio de Oftalmología del Hospital La Paz, Félix Armadá.

En concreto, las investigaciones demuestran que con el 'VEGF Trap-Eye' se "reduce el número de inyecciones necesarias en 8 o 9, frente a las 24 necesarias en el fármaco antiogénico anterior", detalla el director médico del Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona, Borja Corcóstegui.

Corcóstegui indica que, con la dosis de 2 mg, "de promedio sólo se necesitaron 2 inyecciones adicionales" y que "el 19 por ciento no recibió inyecciones adicionales". Además, los pacientes mostraban "una ganancia media de 9 letras de promedio en el Estudio sobre el tratamiento temprano de la retinopatía diabética (ETDRS por sus siglas en inglés) y que la mejora de la visión era "duradera", sin que se registrasen efectos adversos diferentes a los asociados a este tipo de inyecciones.

En general, "el producto se mantiene más tiempo dentro del ojo", lo que, según el director médico del Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona, "no sólo supone un ahorro económico, sino también un beneficio relacionado con la disminución de las molestias que se le ocasionan al paciente, así como de las potenciales complicaciones de las inyecciones".

"La mácula es la zona central de la retina donde se encuentran los fotoreceptores en los que se basa la visión", explica Armadá. La DMAE "incide" en esa zona, por lo que "afecta a la visión central del paciente" y es "muy lesiva".

Existen dos tipos de DMAE, la de tipo seca y la húmeda. La DMAE seca ocupa el 90 por ciento de los casos, no es exudativa y es de progresión "más lenta". Por su parte, la DMAE húmeda se origina por el crecimiento incontrolado de nuevos vasos sanguíneos detrás de la retina y exudado de sangre y líquido.

Esto produce disfunción de la retina provocando distorsiones o una mancha oscura en la parte central de la visión, que pueden llegar incluso a producir una ceguera prácticamente total. Por eso, aunque ocupa el 10 por ciento de los casos de DMAE es la responsable del 90 por ciento de la ceguera causada por DMAE y es la principal causa de ceguera en personas mayores de 65 años en Europa y Estados Unidos.

FACTORES DE RIESGO

El principal factor de riesgo asociado a la DMAE es la edad, aunque como detalla el oftalmológo del Hospital La Paz "existen tipos de degeneración macular que presentan cierta carga genética" y se sabe que el "tabaco ocupa un porcentaje del riesgo", así como el color de los ojos.

"Los ojos claros son más propensos por su pigmentación. En la raza negra esta enfermedad prácticamente no existe", comenta Armadá, quien afirma que enfermedades cardiovasculares como la hipertensión también "se suelen asociar" a la DMAE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario