jueves, 25 de agosto de 2011

Visión con efectos especiales


Fuente: La Opinión

Hay personas que van al cine para poder ver el mundo de una forma ilusoria. Otras, sin embargo, tienen que soportarlo sin escapar de la auténtica realidad. Chocar continuamente con unas escaleras onduladas o lidiar con una mancha que oculta la cara de las personas, aunque parezca mentira, no es producto de los efectos especiales de las grandes pantallas. Una situación que se traduce en una escasa calidad de vida regida, en muchos de los casos, por la oscuridad.

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es una patología que, como bien indica su nombre, se asocia al cumplir años pero que, sin embargo, puede agravarse por factores tales como el consumo de tabaco, una alimentación incorrecta o un estilo de vida poco saludable.

La revista British Journal of Ophthalmology publicará dentro de unos días un artículo sobre la creación de un software exclusivo que permite analizar las imágenes escaneadas de las retinas y determinar si una persona padece DMAE. El invento fue creado, entre otros, por Rodrigo Abreu, facultativo en Oftalmología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (Hunsc).

El equipo científico también está formado por Pedro Serrano, jefe del área de Evaluación del Servicio Canario de Salud, otros oftalmólogos españoles y dos ingenieros informáticos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. El especialista del Hunsc revela que la herramienta da unos resultados "muy buenos y es el primer programa del mundo que usa las imágenes y que orienta a los médicos para saber quién está afectado y quién no", además de permitir hacer las pruebas en cualquier sitio y configurar una base de datos.

Las enfermedades maculares son responsables de más del 50% de las pérdidas de visión que se dan en el mundo desarrollado, y es la DMAE la causa más común de ceguera en la gente con más de 50 años en los países occidentales. Esta afección ocular es degenerativa y afecta a un área de la retina, la mácula, que es la responsable de la visión central directa necesaria para leer, conducir o identificar rostros, entre otras actividades.

Aparte de dejar atrás la juventud, lo que no quiere decir la vitalidad, y abrir paso a las incesantes dolencias, Rodrigo Abreu, facultativo especialista en Oftalmología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (Hunsc), explica que muchas personas mayores tienen que enfrentarse a la percepción de manchas negras, líneas rectas onduladas y alteración de los colores. "Si alguien que sufre DMAE mira de frente a una persona no le ve cara, sino la periferia", señaló el doctor, a lo que se añade la severa disminución de la calidad de vida y "las caídas que pueden sufrir" los afectados por la falta de visión y problemas derivados.

La patología suele aparecer, de forma más frecuente, a partir de los 50 años y se debe, en parte, a la genética, es decir a los antecedentes familiares. Otro agente que influye es el consumo de tabaco. Por supuesto, esto sí que es evitable. Todo paciente que sufre degeneración macular "lo primero que debe hacer es dejar de fumar", sentenció el oftalmólogo, ya que se ha demostrado que la sustancia que se inhala con un cigarro juega un papel importante en la progresión de este tipo de ceguera.

Una de las pruebas para controlar la DMAE es la de Amsler, un cuadrado con rayas verticales y horizontales para saber si la enfermedad avanza al incrementarse la percepción errónea de las líneas onduladas. De esta manera, el especialista comenta que una persona puede vigilar el proceso desde casa. "Lo ideal" es que, de forma periódica, las personas en riesgo de padecer la patología de forma avanzada se controlen con este tipo de herramientas porque cuanto antes se detecte, "más rápido se pueden tomar las medidas necesarias para la estabilización o mejora de la visión", subrayó.

Los estudios en torno a este tipo de ceguera han crecido "considerablemente" en poco tiempo. Entre otros avances, el Hunsc, junto con el Servicio de Evaluación del Servicio Canario de Salud, han desarrollado un nuevo software que permite detectar, mediante las imágenes de la Tomografía de Coherencia Óptica (OCT), si el paciente puede ser sospechoso de presentar DMAE o no.

Cifras


Un 10% de la población sufre la afección, mientras que solo el 1% la padece de manera grave. La prevención consiste "básicamente en dejar el tabaco", en el caso de que se fume, y "en alimentarse correctamente", advirtió Abreu, a lo que agregó que determinadas sustancias, como el ácido Omega 3, pueden mejorar la visión. Si una persona toma los alimentos necesarios regularmente, "los síntomas disminuyen", agregó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que su incidencia aumente, hasta casi triplicarse, en las próximas décadas , lo cual conllevará un "importante impacto socioeconómico, la caída de la calidad de vida en los afectos y los costes sociales relacionados a la dependencia por la ceguera.

Un estudio publicado recientemente por la revista científica Archives of Ophthalmology ha demostrado, a través del seguimiento de 38.000 mujeres durante 10 años, que las personas que consumieron pescado rico en Omega 3 desarrollaban la enfermedad un 40% menos. El especialista asegura que eso, junto al zinc y la vitamina E, entre otros, pueden ayudar a frenar la evolución de la patología y prevenirla. "Los que se alimentan bien están más protegidos que los que no lo hacen". Por ello, existen suplementos médicos con las cantidades de nutrientes necesarios para intentar mitigar la ceguera, aunque lo más importante es comer correctamente en el día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario