lunes, 10 de octubre de 2011

Estudio asocia uso diario de aspirina con disminución visual


Fuente: Publico.es

Los adultos mayores que toman aspirina todos los días son dos veces más propensos que los que no lo hacen a tener degeneración macular avanzada, una disminución visual asociada con la edad.

Estos resultados de un nuevo estudio no demuestran que la aspirina cause pérdida visual, pero preocupa si el fármaco exacerba de alguna manera ese trastorno ocular, dada la gran cantidad de adultos mayores con enfermedad cardíaca que lo utilizan.

"Lo mejor para las personas con degeneración macular asociada con la edad (DMAE) sería no recomendarles el uso de aspirina", dijo William Christen, del Brigham and Women's Hospital, en Boston, y que no participó del estudio.

El equipo del doctor Paulus de Jong, del Instituto para la Neurociencia y el Centro Médico Académico de Holanda, reunió información sobre la salud y el estilo de vida de 4.700 adultos mayores de 65 años.

El estudio, publicado en la revista Ophthalmology, incluyó adultos mayores de Noruega, Estonia, Gran Bretaña, Francia, Italia, Grecia y España.

Treinta y seis de los 839 participantes que tomaban aspirina todos los días, tenían una forma avanzada de DMAE llamada degeneración macular húmeda. Eso equivale a cuatro de cada 100 usuarios de aspirina, comparado con dos de cada 100 personas que tomaban aspirina no tan frecuentemente.

La forma húmeda de la enfermedad se produce cuando los vasos del ojo pierden sangre, lo que produce la pérdida de la visión en el centro del campo visual. La forma seca, en cambio, es más común y no tan grave, aunque también provoca disminución visual.

Ambas formas son la principal causa de disminución visual en los mayores de 60 años y afectan a millones de adultos.

El equipo no halló relación entre el uso de aspirina y la forma seca de la DMAE ni con los estadios iniciales de la enfermedad. "Eso no sorprende. La aspirina tendría otros efectos en las etapas iniciales que en las avanzadas de la DMAE", dijo Christen.

Paulus comentó que con su equipo "analizó meticulosamente" si la enfermedad cardiovascular habría influido en los resultados y halló que los usuarios de aspirina, sin importar su estado de salud cardíaca, seguían teniendo un alto nivel de riesgo de desarrollar la forma más grave de pérdida visual.

Si bien sería una buena idea advertirles a los pacientes con DMAE que la aspirina puede tener un efecto negativo en la enfermedad, Paulus recordó: "Un ojo sano con capacidad visual plena es inútil en un cuerpo sin vida".

Es decir que en los pacientes con enfermedad cardiovascular tratados con aspirina para evitar que su condición empeore, los beneficios del fármaco superan los riesgos visuales.

Paulus insistió en la necesidad de contar con estudios más grandes de seguimiento poblacional para determinar el alcance de los efectos de la aspirina en la DMAE.

FUENTE: Ophthalmology, online 13 de septiembre del 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario