lunes, 2 de enero de 2012

Nanopartículas ayudan a científico a depositar esteroides en la retina


Fuente: cronica.com.mx

Una nueva manera de tratar la degeneración macular vinculada a la edad y la retinitis pigmentosa es llevando hasta la retina en nanopartículas llamadas dendrímeros. Un estudio realizado por los investigadores de Mayo Clinic, de la Universidad Estatal de Wayne y de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins revela que los esteroides anexados a dendrímeros apuntan contra las células que causan daños en la neuroinflamación, dejando al resto del ojo intacto y conservando la visión. Los resultados aparecen en la revista Biomaterials.

La degeneración macular vinculada a la edad y la retinitis pigmentosa son producto de una neuroinflamación, que daña progresivamente la retina y puede derivar en ceguera. La degeneración macular es la principal razón por la que los ancianos en Estados Unidos pierden la visión y afecta a más de 7 millones de personas, indican los Institutos Nacionales de Salus (NIH). La retinitis pigmentosa abarca a muchas enfermedades genéticas que afectan la retina, y según el cálculo de los NIH, aqueja a uno de cada cuatro mil estadounidenses.

“No existe cura para estas enfermedades” comenta el oftalmólogo de Mayo Clinic, Dr. Raymond Iezzi, autor principal del estudio. “Por lo tanto, un tratamiento eficaz puede ofrecer esperanza a cientos de millones de enfermos en todo el mundo”.

El Dr. Iezzi y el otro autor principal, el Dr. Rangaramanujam Kannan, profesor de oftalmología del Instituto Oftálmico Wilmer de Johns Hopkins, desarrollaron un sistema intracelular para que el fármaco de liberación sostenida llegue a la retina. La investigación, realizada en parte en el Instituto Oftalmológico Kresge de la Universidad Estatal de Wayne (en colaboración con su Escuela de Ingeniería) y del Centro Ligon para Investigación sobre la Visión, estudió este sistema de llegada a la retina en ratas que desarrollaron neuroinflamación.

El Dr. Iezzi explica que el objetivo al que se deseaba llegar eran las células microgliales, que son células inflamatorias encargadas de limpiar el material muerto o agonizante del ojo. Cuando estas células se activan como “recolectores de basura”, pueden ocasionar daños mediante neuroinflamación, que es el rasgo característico de estas enfermedades. Las células microgliales se tragan a los dendrímeros, permitiendo al fármaco apagar la actividad celular.

“Fue sorprendente que las microglías activadas en una retina en degeneración parecían comerse selectivamente a los dendrímeros, reteniéndolos durante un mes por lo menos. El fármaco se libera de manera sostenida desde el dendrímero que se encuentra en el interior de la célula, ofreciendo a la retina una neuroprotección dirigida”, añade el Dr. Kannan.

El tratamiento redujo la neuroinflamación en los modelos de ratas y protegió la visión porque previno daños en los fotorreceptores de la retina. Si bien los esteroides solamente ofrecen una protección temporal, el tratamiento en general ofrece un alivio sostenido a la neuroinflamación.

El estudio se financió mediante subsidios del Centro Ligon para Investigación sobre la Visión de la Universidad Estatal de Wayne, y la Fundación e Investigación Ralph C. Wilson para Prevención de la Ceguera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario