lunes, 16 de abril de 2012

Nuevo tratamiento revolucionario para los ojos


Fuente: El Nuevo Herald

En una visita reciente al oftalmólogo, le advirtieron a mi esposo que podría estar desarrollando una degeneración macular relacionada con la edad (ARMD por sus siglas en inglés). No es necesario decir que nos causó preocupación.

La degeneración macular relacionada con la edad es, hoy en día, la causa principal de la pérdida de visión en las personas mayores de 60 años de edad en los Estados Unidos. Tengo una amiga cuyo esposo fue diagnosticado con esta condición. Ella tenía que leerle el periódico todas las mañanas después de que su visión se deteriorara y no pudiera ver la página. Otro amigo de mi esposo fue diagnosticado con ARMD avanzado y tuvo que abandonar el juego de golf cuando no podía manejar el carrito de golf o pegarle a la bola porque no veía.

“Puede ser un inconveniente para aquellos que están disfrutando de su retiro”, dice el Dr. Thomas Albini, profesor asociado de oftalmología en el Instituto del Ojo Bascom Palmer de la Universidad de Miami.

La degeneración macular afecta la parte central de la retina llamada la mácula. La mácula es responsable de la visión más detallada, así que aquellas personas que sufren los efectos más degenerativos no se quedan completamente ciegos. Conservan la visión periférica mientras que la visión central puede verse borrosa o negra, como si estuviera mirando por un túnel.

En los Estados Unidos, 1.75 millones de personas tienen ARMD y 15 millones de personas sobre la edad de 40 años muestra alguna señal de desarrollar la condición. Se diagnostican unos 200,000 casos nuevos de ARMD anualmente.

“Es un número asombroso”, dice el Dr. Shahlesh Gupta, especialista de retina en Fort Lauderdale, quien pertenece a la facultad médica del Colegio de Medicina de la Universidad de Florida en Jacksonville.

Se proyecta que para el 2020 habrá casi unas 3 millones de personas diagnosticadas.

“Puede ser devastador y cambiar la vida de aquellos que lo padecen”, dice Albini. Pero hoy en día un diagnóstico de degeneración macular relacionada con la edad (ARMD), no necesariamente significa que perderá parte de la visión.

“Tener degeneración macular es algo importante y cambiará su vida. Pero hay buenos tratamientos disponibles y otros mejores vienen en camino”, dice Gupta.

Fuimos a visitar a un especialista de retina para conocer más sobre la condición de mi esposo y las opciones disponibles. Supimos entonces que hay dos tipos de ARMD: seca y húmeda. Y, a pesar de que mi esposo tiene el tipo húmedo, el más común es el tipo seco.

Esto ocurre cuando desechos de productos metabólicos se acumulan debajo de la retina. “Las células de la retina son muy activas. Se mueven rápidamente y crean una tremenda cantidad de desperdicio. Si no se limpia, se sigue acumulando”, dice el Dr. James Lang, oftalmólogo de Fort Lauderdale afiliado al Hospital Holy Cross.

Estos depósitos, llamados drusas, pueden distorsionar la visión, provocando que se atrofie y se formen agujeros en la parte central de la retina.

“Las personas pueden padecer por años de la forma seca y ni siquiera darse cuenta de su condición hasta que progresa a la forma húmeda”, dice el Dr. Lee Duffner, oftalmólogo del Memorial Healthcare System en Hollywood.

La degeneración macular húmeda, por otro lado, es el resultado del crecimiento y desarrollo de vasos sanguíneos debajo de la retina que gotean sangre a través de ella, provocando cicatrices que pueden afectar rápidamente la visión.

“La degeneración macular húmeda puede suponer cambios en la visión de la noche a la mañana”, dice Albini. Si se diagnostica la clase de degeneración macular, su médico probablemente recomiende que ingiera altos niveles de antioxidantes incluyendo vitaminas A (beta caroteno) y E, así como cobre y zinc. En el Estudio de Enfermedades de la Visión Relacionadas con la Edad (AREDS por sus siglas en inglés), llevado a cabo por el Instituto Nacional del Ojo, se encontró que estos antioxidantes disminuían un 25 por ciento las posibilidades de pérdida de visión en el tipo seco de ARMD. Unos 4,757 participantes, entre las edades de 55 a 80 años, formaron parte del Estudio de Enfermedades de la Visión Relacionadas con la Edad.

“Es la única cosa que se ha probado que ayuda a detener el progreso de esta enfermedad”, dice Albini. Para aquellos con degeneración macular húmeda, los médicos pueden ofrecer medicamentos que pueden estabilizar y hasta restaurar cierta capacidad de visión. Puede asustarse cuando escuche que estas drogas se inyectan en el ojo. Pero mi esposo se ha sometido a este procedimiento y dice que, aunque es incómodo, no es doloroso”.

Las alternativas más populares de estas drogas son Avastin, Lucentis y, más recientemente, Eyelea. Todas trabajan contra el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF por sus siglas en inglés) que provoca el crecimiento de vasos sanguíneos bajo la retina. Estas drogas ayudan a detener el goteo de la sangre desde la retina hasta el ojo. También ayudan a prevenir la cicatrización de la retina y la pérdida de visión a causa de ello.

“Estas inyecciones han sido revolucionarias. Mantienen a las personas independientes”, dice Lang. De hecho, la visión de los pacientes que reciben estas inyecciones tiende a mejorar en los primeros cinco meses y luego se estabiliza mientras se sigan inyectando.

Puede sentirse seguro cuando llega el momento de decidir cuál de estas drogas utilizar. Los investigadores han estudiado estas drogas y han encontrado que son igualmente efectivas. La mayor diferencia entre ellas es el número de inyecciones que se requiere y el costo por dosis. El médico desarrollará junto con usted un programa de medicamentos diseñado especialmente para las necesidades de cada cual, dice Albini.

Avastin es una droga aprobada para el tratamiento de cáncer. Recientemente apareció en las primeras planas de los periódicos por haber sido falsificada y, tal vez, distribuida en California, Texas e Illinois. Pero esas drogas con problemas no han aparecido en tratamientos de ojos o en el Sur de la Florida, dice Albini.

Sin embargo, hay otra preocupación con Avastin. Aunque no está diseñada para utilizarse en los ojos, la misma trabaja en los vasos sanguíneos igual que las otras drogas que están aprobadas para el tratamiento del ojo. Así que los médicos la utilizan para el tratamiento de AMRD ya que ha demostrado ser un medicamento efectivo y relativamente barato.

Pero debe ser reenvasado por una farmacia en dosis que sean correctas para el tratamiento del ojo. Este paso adicional puede suponer infección, aunque rara vez ha sido un problema en el Sur de la Florida. “Si su médico está usando Avastin, asegúrese de preguntarle si trata con una farmacia que pueda preparar la droga de forma segura”, recomienda Albini.

Eyelea, recientemente aprobada por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA por sus siglas en ingles), requiere menos inyecciones. Aunque actualmente no está disponible bajo el Medicare, debe estarlo pronto. Hay en preparación un medicamento de liberación prolongada que requerirá sólo una aplicación al año. “Aún no está lista pero llegará pronto”, dice Albini.

Tenga ARMD o no, asegúrese de que cuando se haga el examen anual de la vista, el médico dilate los ojos y revise las retinas. La detección temprana es crítica.

“No hay sustituto a que el médico examine sus ojos”, dice Gupta. Este puede hacer una comprobación de drusas, cambios en la pigmentación, sangrado y ondas en la retina que son señales de que puede estar desarrollando degeneración macular relacionada a la edad.

Para mayor protección, no fume. “Para una persona con degeneración macular, fumar es como echarle gasolina a un fuego”, dice Lang. “Es un desastre”.

Pero la buena noticia es que las personas que dejan de fumar reducen las posibilidades de desarrollar degeneración macular en un 7 por ciento durante el primer año.

Los médicos también recomiendan que utilice gafas de sol con protección de rayos ultra violetas cuando esté al aire libre. Aunque no ha sido probado la evidencia sugiere que proteger la retina de los rayos solares puede prevenir el desarrollo y progreso de la degeneración macular.

Mi esposo ha estado en un régimen de ARED con dosis de antioxidantes y ha recibido tres inyecciones de Lucentis. Se ha estabilizado el sangrado en los ojos y nuestro médico lo tiene en un programa en el que se le administrarán más inyecciones según lo necesite para controlar el sangrado.

“Hoy en día la degeneración macular puede ser una enfermedad crónica con la que puede vivir y funcionar”, dice Gupta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario