viernes, 20 de abril de 2012

Recuperar la vista

Fuente: ABC.es





Recuperar la vista en personas invidentes es uno de los retos más apasionantes de la investigación científica. Ahora, según un pequeño estudio que se publica en Nature, parece estar más cerca. Un equipo de científicos del Instituto de Oftalmología del University College London (Gran Bretaña) han demostrado, por primera vez, que el trasplante de fotorreceptores sensibles a la luz, en los ojos de ratones con deficiencias visuales, pueden restaurar su visión.


La investigación sugiere que el trasplante de fotorreceptores sensibles a la luz -las células nerviosas que bordean la parte posterior del ojo- podría constituir la base de un nuevo tratamiento para restaurar la vista en personas con enfermedades oculares degenerativas.


El trasplante de células es una estrategia potencial para el tratamiento de la ceguera causada por la pérdida de fotorreceptores. Aunque se sabía que con el trasplante de células precursoras de varilla éstas migran hacia la retina en ratones adultos y son capaces de adquirir las características especializadas de las células fotorreceptoras maduras, aún no se había demostrado que el trasplante de estas células puede mejorar realmente la visión.

Células sanas


Los investigadores inyectaron células de ratones sanos jóvenes, directamente en las retinas de ratones adultos que carecían de fotorreceptores de varilla funcionales -la pérdida de fotorreceptores es causa de ceguera en muchas enfermedades humanas de los ojos, como la degeneración macular relacionada con la edad, la retinitis pigmentosa, y la ceguera relacionada con la diabetes-. Después de cuatro a seis semanas, las células trasplantadas parecían funcionar casi tan bien como los fotorreceptoras de varilla normales, y habían formado las conexiones necesarias para transmitir información visual al cerebro.


Los investigadores también probaron la visión de los ratones tratados, en un laberinto con poca luz, observando que los ratones con un tipo de células -denominadas de bastón- recién trasplantadas, eran capaces de utilizar una señal visual para encontrar rápidamente una plataforma escondida en el laberinto, mientras que los ratones no tratados, fueron capaces de encontrar la plataforma oculta sólo por casualidad, después de una extensa exploración del laberinto.


Para Robin Ali, quien dirigió la investigación, estos resultados demuestran, «por primera vez, que las células fotorreceptoras trasplantadas pueden integrarse con éxito en los circuitos de la retina y mejorar así la visión. Tenemos la esperanza de que, pronto, seremos capaces de replicar este éxito con fotorreceptores derivados de células madre embrionarias y, con el tiempo, desarrollar ensayos en humanos».


Los autores reconocen que muchas otras medidas son necesarias antes de que estos hallazgos pueden ser traducidos a la clínica, pero ponen de relieve que el trabajo demuestra que el trasplante de fotorreceptores de varilla se puede integrar con éxito en los circuitos de retina mejora la visión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario